Login

Rate this item
(0 votes)

Parque Roosevelt: El Plan Maestro

El Parque Roosevelt tiene una extensión de 350 hectáreas, para tener una idea es más grande que el Central Park de Nueva York que tiene una extensión de 320 hectáreas. Desde hace muchos años está subutilizado y en los últimos años está prácticamente en estado de abandono. Hoy es noticia porque el Plan Maestro propone un cambio radical. Y la polémica no ha estado ausente, principalmente porque entre los proyectos preseleccionados se encuentra el Estadio del Club Atlético Peñarol.

Probablemente desde que se abrió al público, en el año 1941, nunca se llegó a utilizar más que un mínimo porcentaje de su enorme potencial. Es propiedad del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca (MGAP) y en noviembre del 2008 se traspasó la administración a la Intendencia Municipal de Canelones (IMC) por un plazo de 30 años mediante la firma de un convenio entre ambas instituciones.

El 29 de febrero próximo pasado, en el Salón de Actos de la IMC, se realizó la presentación del Plan Maestro que fue diseñado por un equipo consultor contratado. En la presentación el Intendente Dr. Marcos Carámbula expresó: “Este plan tiene la virtud de reconocer e identificar lo que es el proyecto original del lugar diseñado por el Ing. Racine en 1916”. [1]

El equipo consultor, encabezado por el Arq. Fernando de Sierra, fue seleccionado mediante un proceso licitatorio que le adjudicó la ejecución del Plan Maestro que: “desarrollará un proyecto integral, en el que se estudie la compatibilidad de las propuestas seleccionadas en el llamado a expresiones de interés y su implantación, impactos acumulados, el diseño de las infraestructuras, su retorno social, cotejando todo esto con la capacidad de carga ambiental y urbanística del entorno preexistente, incorporando un plan de manejo del Parque, así como los estudios que aseguren la sustentabilidad económica del mismo”, de acuerdo a lo especificado en la licitación. [2] y [3]

El llamado a expresiones de interés se realizó el 8 de febrero de 2011, al que se presentaron un total de trece propuestas [4]. En julio del 2011 se dieron a conocer las siete propuestas preseleccionadas, varias de las cuales plantean la construcción de infraestructura deportiva, como la presentada por la Asociación Uruguaya de Tenis que incluye canchas de tenis con enseñanza de tenis en las escuelas, la propuesta presentada por la Federación Uruguaya de Básquetbol: que incluye un polideportivo y un centro de espectáculos, Club Hípico del Lago para la realización de actividades ecuestres y la presentada por Lywin S.A. para la construcción del estadio de Peñarol. Las otras tres propuestas se refieren principalmente a la realización de actividades de turismo aventura y educación ambiental. [5]

En el Plan Maestro se destaca la denominada “Triple Senda” que cuenta con una extensión de 10,4 kilómetros y recorre todo el parque. Son tres sendas separadas por cuatro filas de eucaliptos, en la que se incluiría una senda pavimentada para circulación automotriz y zonas de estacionamientos, la senda central permitiría la circulación hípica donde se podrá pasear cabalgando o en carruajes y la tercera senda que sería de circulación peatonal, con una ciclovía y una pista aeróbica. Esta “Triple Senda” permite recorrer todo el parque y tiene una extensión de más de 10 kilómetros, previendo incluir lugares de descanso y baños.

Entrevistado por Emiliano Cotelo de radio El Espectador, el Arq. Roberto Villarmarzo, integrante del equipo consultor, expresó que se busca “recuperar una de las tradiciones del parque, que es el caballo, tradicional además en muchas zonas del país, para paseos, porque no hay un parque donde uno pueda salir a pasear a caballo, los parques de estas características en La Paz, en Santiago y obviamente en el hemisferio norte tienen oferta de caballos, uno va al Vado Bolonia, al Central Park o al Golden Gate Park en San Francisco y puede pasear a caballo.” [6]

Se destaca también el espacio denominado “Pelouse Racine”, sobre el cual Villarmarzo expresó: “El plan propone llamarla “Pelouse” recuperando un término francés. En castellano sería ‘calvero’; es un claro en el bosque, lo que en inglés es el origen del término mall, el mall de los parques ingleses. Muy poco tiempo después de fallecer Racine, el Parlamento denominó ese espacio central avenida Racine… en el costado del lago, que es uno de los fenómenos paisajísticos más interesantes del parque. Ahí recuperar el lugar de vida, que haya mimos, estatuas vivientes, venta ambulante de golosinas, helados, un espacio vivo, como las pelouses uno va a la Chapultepec y hay un gran espacio longitud por el que la gente pasea.” [7]

Con respecto a las siete propuestas que se presentaron al llamado y resultaron preseleccionadas, se observa que el sur de Av. Giannattasio se destinaría para “Equipamientos deportivos a cielo abierto”, donde se ubicaría la propuesta de canchas de tenis presentada por la Asociación Uruguaya de Tenis, contiguo al predio donde actualmente la Liga Universitaria tiene en comodato el complejo de canchas de futbol.


El proyecto “Tatú Celeste” presentado por la Federación Uruguaya de Básquetbol, se ubicaría donde actualmente se ubica el ruedo, en el lugar donde se realizan las criollas, entre Av. de Las Américas y Av. Giannattasio.

En la zona del lago, entre Av. de Las Américas y Av. Wilson Ferreira Aldunate, donde también se encuentra la “Pelouse Racine”, se instalaría la Ciudad de los Derechos de los Niños que incluirá juegos y diversas actividades.

Al norte del Parque, en la zona cercana al bañado, se instalaría una de las propuestas que incluye un “Golf Indígena” sobre el cual Villarmarzo dijo: “ El plan propone la recuperación de la zona intermedia entre el parque y el bañado, que hoy es un gran vacío, que se puede recorrer, lo único que hay es algún carrito y por momentos acumulaciones de basura que después la Intendencia retira. Allí se propone una recuperación con vegetación indígena, propia de esta zona. Ya hay algunas experiencias hechas por la Intendencia en los últimos años. Y los golfistas recorren el mundo buscando canchas de golf distintas, van a Nevada a una cancha con piedra y plantas de cactus, no todos los campos de golf tienen que parecer ingleses. Allí se propone generar un campo de golf con coronillas, talas y la vegetación propia de esta zona, del sur del país. Además es un equipamiento de primera categoría que también apunta a consolidar Paso Carrasco.”. [8]

En la zona que se encuentra entre el Parque y la pista del Aeropuerto se establece la ubicación del Vivero Municipal. En ambos casos se trata de espacios que actualmente no tiene ningún uso, por lo tanto son áreas que se integran para ser utilizadas.

Las criollas vuelven al lugar donde se realizaban originalmente, en el óvalo de eucaliptus que se encuentra al norte de la Avda. Wilson Ferreira Aldunate (ex Camino Carrasco) dentro de las instalaciones militares. Hasta el año 1980 las criollas se realizaban en ese lugar, pero ese año, durante la dictadura militar, se entregó en comodato al Ministerio de Defensa ese predio, que ocupa unas cuarenta hectáreas, por un plazo de 60 años. En ese lugar también se ubicarían las propuestas del Club Hípico del Lago. Junto a estas instalaciones se ubicará la Administración y Centro de Interpretación del Parque.

Dentro de este predio, donde hoy se encuentran las instalaciones militares, se prevé el espacio para “Equipamientos para Espectáculos Deportivos”, en ese lugar es donde se podría ubicar el proyecto de “Estadio de Peñarol”, sin embargo las características pretendidas por el Plan Maestro difieren bastante del proyecto de estadio presentado. Al respecto el Arq. Villarmarzo expresó: “No es exactamente el proyecto presentado, tiene que ser un estadio propio de parque, no un estadio urbano como el que se presentó en el proyecto… Tiene que ser un estadio abierto. Recién se acaba de terminar el estadio de Parma, por ejemplo, que básicamente tiene las dos tribunas longitudinales, en una cabecera algunas instalaciones y la otra cabecera abierta. Son estadios pensados para un lugar en el cual hay una continuidad de la vegetación del parque, de la espacialidad del parque.” [8]

El Plan Maestro está incluido en lo que se denomina el Costa Plan. En el mes de febrero se envió a la Junta Departamental para su estudio y consideración. De acuerdo a la ley de Ordenamiento Territorial también deberá pasar al Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medioambiente (MVOTMA). También se prevén audiencias públicas en las que los vecinos podrán participar y hacer escuchar sus opiniones.

En caso de aprobarse se deberá realizar instancias de intercambio con aquellos que presentaron las propuestas, ya que en la mayoría de los casos se realizaron cambios en la ubicación pretendida y también se exigen cambios en los proyectos, como en el caso del “Estadio de Peñarol”.

En el llamado de expresión de interés de febrero del 2011, se establecía que se otorgaría una concesión mediante un contrato de comodato por 25 años, al mismo tiempo se aclaraba que los concesionarios deberán realizar aportes, mediante el pago de un canon y/o una cuota de gastos comunes para financiar las obras y mantenimiento del Parque. Esto es algo que se deberá negociar con cada uno de los interesados y una vez que se llegue a un acuerdo se firmarán los convenios, que luego deberán ser aprobados por la Junta Departamental. Otro punto que se aclara en el llamado es que los comodatos existentes continúan vigentes, por lo tanto se deberá negociar con los actuales concesionarios en caso de ser necesario.

Luego de firmados y aprobados los convenios, restará que cada proyecto gestione las habilitaciones que establezca la normativa vigente, para lo cual seguramente se deberán presentar los estudios de impacto correspondientes.

El proyecto más polémico, que ha concentrado las críticas, que ha tenido la mayor atención de la ciudadanía y de los medios de prensa es el proyecto de “Estadio de Peñarol”. Excluyendo este tema, probablemente haya consenso para afirmar que el Plan Maestro presenta aspectos sumamente positivos. Por ejemplo: la triple senda con la incorporación de ciclovía, circuito aeróbico y vía hípica, la Pelouse Racine con sus diversas actividades, la recuperación del lago y la instalación de paseos pensados para los niños, la recuperación de espacios a los que actualmente no se puede acceder como lo son las instalaciones militares, la utilización de predios sin uso en la zona cercana al bañado y cercana al aeropuerto, la incorporación de infraestructura deportiva al aire libre, un estadio cerrado que permitiría albergar espectáculos artísticos de primer nivel que hoy en día no llegan al país por no existir infraestructura con buena acústica y demás exigencias, en definitiva la revitalización de un Parque con un enorme potencial.

A todo esto se le puede sumar que se propone un cambio en el modelo de gestión, en el que las concesiones aportarán para financiar las obras y el mantenimiento del Parque, algo que actualmente no sucede y que permitirá contar con recursos económicos necesarios para asegurar la sustentabilidad del Parque. Es inimaginable que la IMC destine recursos para realizar la vialidad dentro del Parque Roosevelt cuando la Ciudad de la Costa tiene un alto porcentaje de calles en mal estado y todavía faltan muchos años para finalizar las obras de saneamiento que se comenzaron.

Como mencionábamos anteriormente el tema más polémico y al que más atención se le ha prestado es el proyecto de “Estadio de Peñarol”. El hecho de que el Intendente Marcos Carámbula sea un reconocido hincha de Peñarol ha despertado más críticas y preocupaciones por parte de vecinos e hinchas de Nacional. Sin embargo los pasos que se van dando parecen indicar un rumbo firme, trasparente y ajustado a las normas. Uno de los ejemplos es el rechazo del equipo consultor a la ubicación pretendida originalmente para el “Estadio de Peñarol” (al sur de Giannattasio). Algo que se habría aceptado si fuera cierto que “está todo arreglado”. Tampoco se aceptó el diseño propuesto por Peñarol, ya que en el Plan Maestro se habla de un “estadio abierto”. El argumento esgrimido por el equipo consultor para rechazar la ubicación, fue la cercanía a la zona costera que constituye un ecosistema de mayor fragilidad, a lo que perfectamente se le puede sumar que el proyecto presentado tenía frente sobre Av. Giannattasio y una altura de 30 metros, equivalente a un edificio de 10 piso y una playa de estacionamiento similar a la de un gran centro comercial.



Es un error centrar la discusión sobre el futuro del Parque Roosevelt en la discusión sobre el proyecto de “Estadio de Peñarol”. Este hecho ha contaminado fuertemente la discusión, se ha entreverado la pasión de los hinchas, lo que lleva a que en muchos casos, se utilicen argumentos, a favor y en contra, que no son del todo ciertos o que directamente son falsos. Con la excusa de que eso es parte del folklore, la gente se enceguece y se ensordece.

El desafío es dejar las pasiones de lado, que la discusión se realice con criterios técnicos, con argumentos serios, veraces, para que el resultado final sea lo mejor para el Parque Roosevelt y para toda el área metropolitana.

Veritapress, especial para Uruguay olímpico
This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Referencias
[1] Presentación del Plan Maestro del Parque Roosevelt
[2] Licitación consultora para realizar Plan Maestro
[3] Bases llamado consultora Plan Maestro
[4] Llamado a expresión de Interes
[5] Propuestas preseleccionadas
[6] Entrevista de Emiliano Cotelo al Arq. Villarmarzo (pag 2)
[7] Entrevista de Emiliano Cotelo al Arq. Villarmarzo (pag 3)
[8] Entrevista de Emiliano Cotelo al Arq. Villarmarzo (pag 4)

Imágenes
Imágenes del Plan Maestro
Imágenes Proyecto de Estadio de Peñarol

© llamaceleste.com